Por WhatsApp al 00 33 6 26 65 66 00

Filosofía

Desde que el hombre existe se a interrogado sobre el porque de la vida y buscado el sentido de su existencia. El tiempo a permitido poner palabras teorias y calculos para entender, explicar y acercarnos mas a "eso" que siempre a estado alli. Nos desesperamos poder encontrar lo a fuera cuando en realidad  esta mas cerca de lo que creemos dentro de si. 

Desde Isaac Newton a René Descartes el espíritu está disociado del cuerpo, con la idea de que estamos separados los unos de los otros. Esta idea de separación es una de las que fundamentan nuestra sociedad occidental.
 

Newton con la supremacía de la materia ha descrito un universo muy bien orquestado de objetos separados que funcionan en el espacio y en el tiempo según unas leyes. La idea es que el cuerpo humano es una máquina, una máquina bien organizada en la cual sus dos motores son el cerebro y el corazón y su orquesta central está dirigida por el ADN.
 

La física cuántica aporta otra visión de las cosas y un complemento de información, como el hecho de que la llamada ciencia clásica ha desestimado el concepto de energía y de campos vibratorios como base de la información en nuestra biología. En el universo, todo es energía que es invisible o material. Todas las cosas, los objetos hasta nuestros cuerpos están hechos de energía en vibración constante. Parecen sólidos porque nuestros sentidos no detectan el movimiento vibratorio, es decir el movimiento imparable de las moléculas.
 

En mi primer año de physica, me enseñaron que todo estaba hecho de átomos. Y ¿qué es un átomo? Un centro formado por otras partículas aún más pequeñas, los neutrones y los protones, quienes a su vez están hechos por otras partículas aún más pequeñas, los quartz, y alrededor de este núcleo giran los electrones.  Entre todos eso elementos sólo hay vacío en un 99,9999%. Mejor dicho, si toda la materia está compuesta por átomos y que ésta a su vez está compuesta de más de 99%  de vacío, entonces la materia es ante todo vacío. Los electrones al girar a alta velocidad alrededor del núcleo, crean energía. Ese vacío es energía. Ese vacío que está en cada cosa y en el universo, está constantemente cambiando y en movimiento. Esta energía actúa de forma inteligente, como un organismo vivo.

En reprogramación celular trabajamos con esa energía, la cual es información, y que se manifiesta en nosotros a través de las sensaciones corporales, las emociones y los pensamientos.  En eso podemos decir que es un método holístico, es decir, que toma en cuenta la globalidad  que constituye al individuo. Lejos de todo tipo de comunitarismo, la desprogramación celular está allí para sanar emocionalmente  y responder al sufrimiento y a las preguntas que toda persona tiene derecho a saber.
 

Pocas experiencias humanas son tan universales como el dolor y la enfermedad. Por eso he querido trabajar con una técnica universal que pide como única herramienta el cuerpo. Una técnica capaz de llevarnos al entendimiento de nosotros mismos y hacernos más conscientes, sanos y autónomos. Los grandes curanderos entendieron hace más de 4000 años antes de Cristo que nuestra salud dependía en gran parte de la calidad de energía que corre en nosotros. La medicina china lo llama “CHI” o “QI”, en medicina ayurvédica, en India, lo llaman “Prana”
 

Como seres humanos tenemos como costumbre identificar las cosas de forma que se amolden a nuestras creencias. Es por eso que la desprogramación celular es una terapia que pasa ante todo por la experimentación de su propia realidad, sin tener que creer o estar de acuerdo con alguien.

Mi contacto como facilitadora es la de un trabajo en común, de una interaccion  entre usted y yo. No se trata de ponerse a un nivel de superioridad frente al cliente, quien con su confianza va a esperar que le digan qué hacer y qué tomar, sino más bien de una colaboración constructiva en la cual cada cual tiene su parte de responsabilidad.
 

                                                       “Mi más grande satisfacción, su bienestar en consciencia.”

Consultorio en Francia :

117 rue Aristide Briand

92300 Levallois-Perret 

 

Si no vives en Paris :

Skype : carolina orozco

Mail : contactcarolinao@gmail.com

WhatsApp +33 6 26 65 66 00